miércoles, 26 de abril de 2017

UN ENCUENTRO JUNTO CON MARIAN KEYES Y ELISABET BENAVENT

Mi vida: instrucciones de uso es una colección de los mejores artículos periodísticos de Marian Keyes, el libro que «todos los fans de Marian Keyes deberían leer, pero también una estupenda manera de entrar en su mundo.» (Irish Independent)
¿Estáis dispuestos a descubrir los secretos de una de las autoras más famosas y queridas del mundo? ¿Sí? Estupendo, porque este libro los contiene casi todos: desde su adicción a los cosméticos hasta los imprevistos de sus muchos viajes, pasando por conflictos con el peluquero y su relación con Twitter.
Las reflexiones de Marian Keyes, de la primera a la última, despiertan de forma inmediata una deliciosa sensación de complicidad. Sabíamos que el mundo actual podía ser, por momentos, divertido y absurdo, lo que no sabíamos era la opinión de Marian Keyes. He aquí la respuesta, una auténtica lección de humanidad.

Nuestra impresión en el top encuentro literario
Conocimos personalmente el pasado 20 de abril, a Marian Keyes, con  motivo de la presentación de su última novela Mi vida: instrucciones de uso. Un libro lleno de secretos de la autora, desde su adicción a los cosméticos hasta su relación con las redes sociales.
La invitación de María Alonso, periodista de Suma de Letras, no nos hizo dudar para conocer a tan prestigiosa escritora, al igual que pasar un buen rato junto con Elisabet Benavent, otra de las escritoras más populares y carismáticas de nuestra literatura española.
Pudimos compartir una merienda muy especial, además de poder charlar junto con Marian Keyes sobre su libro, por tanto, os dejamos la preguntas que se les estuvieron realizando tanto a Marian como a Elisabet sobre sus grandes manías y gustos, referentes todas a Mi vida: Instrucciones de uso.
¿Empezamos?
Viajes: ¿Qué te ha aportado el viajar a tus novelas y a tu vida?
Marian: Mis viajes han sido muchos. Vengo de un país donde no hay por ejemplo Sephora y aquí en vuestro país tenéis de todo. Cuando visité España lo primero que hice fue ir a la tienda Sephora y volverme loca. Por otro lado, me gusta ver como viven las mujeres en cada país que visito. Me impactó ir a Rusia porque visité un orfanato y tuve que tomarme un Valium para asimilar lo que estaba viviendo.
Elisabet: Un viaje para mí es algo que no sabes si te va a cambiar, no es un check, sino un posible capítulo de un libro en un futuro, no sé... Me marcó mucho Nueva York, fue mi viaje de luna de miel y me lo dijo mi hermana que me marcaría (es una moñas y no la creí), pero sí... es un viaje que recordaré siempre, como las Maldivas, su tranquilidad, el disfrutar ese momento de paz con tu pareja... Al final todos los sitios a los que viajas terminan formando parte de uno mismo.
Productos de belleza: ¿Qué tres cosas no deben faltar en tu bolso?
Marian: ¿tres cosas nada más? (ríe) Bueno... Lo que nunca debe faltar para mí es el rimmel (de Marc Jacobs), colorete (de Sephora o de Clarins) y sobre todo un pintalabios. Siempre necesito color en mi cara. Sin pintarme los labios me siento invisible.
Elisabet: Puff... Pues colorete, para mí es un producto mágico, pintalabios, suelo tener entre cinco o seis, ya que siempre los voy perdiendo por mi casa o por el bolso y al final tengo un montón repetidos, y polvos matificadores (traslúcidos de Guerlain).
¿Sois aficionadas al esmalte de uñas?
Marian: Uh, sí claro. Soy aficionada al esmalte permanente, te duran entre una semana o dos, las uñas perfectas.
Elisabet: Igual que Marian, si fuera por mí, llevaría las uñas desastrosas, no se pintármelas y dejármelas impecables, así que, sí, tengo que ir a que me las hagan.
¿Utilizáis autobronceadores?


Elisabet: (Ríe) Una vez utilicé toallitas bronceadoras para un evento familiar y fue verídico porque partes quedé a manchas, y quise arreglarlo con otra toallita más, y lo único que conseguí fue empeorarlo quedando como un leopardo a manchas, así que, no, una y no más.
Marian: Oh es un horror, pero sí, soy muy blanca, el sol donde vivo es casi nulo, así que algún remedio tengo que utilizar.
Hablando de zapatos..., ¿Es vuestra perdición?
Marian: Me encantan. Suelo tener problemas de peso, y por tanto la ropa no siempre me queda bien. Pero los zapatos sí. Siempre sientan bien. Decididamente, los zapatos son los mejores amigos, sí.
Elisabet: Son mi perdición. Mi principal motivo de discusión con mi marido, porque cuando en mi armario no entran, termino metiéndolos en el suyo (tenemos armarios separados). Y, claro, él se queja porque no entiende que necesite tantos zapatos. Pero es que los hombres también llenan el armario de diferentes zapatillas deportivas, y todas les hacen falta (risas). En definitiva, mi armario está tan lleno, que no puede suspirar.
¿Y qué os dicen vuestros maridos sobre ello?
Elisabet: Yo se lo hago pasar mal, porque cuando me dice ¿otros? Yo le contesto: ..., pero cariño, anda que te fijas en mí un poquito..., y arreglado (todas reímos)
Marian: Yo igual, le digo que no son nuevos, que son de hace dos años o así (ríe)
¿Cómo os gustan los zapatos, con tacón...?
Marian: Sí, siempre. Me encantan. Es más, no sé andar con zapato plano.
Elisabet: Llevo tacón, pero opto por los bajos porque yo soy la más alta en mi familia y me hacen sentir mal por mi estatura, diciendo que por ahí va el cóndor volando, así que por ellos, opto por lo bajo.
Hablando de redes sociales, móvil e internet... ¿Alguna vez os desconectais de ellos o no sois capaces de soltarlos?
Marian: Lo primero que hago al levantarme es abrir Twitter. Antes no lo utilizaba, pero mi editor me lo exigió y ahora me lo paso genial interactuando con mis lectores.
Elisabet: Entre semana sí, pero los fines de semana intento tener al menos un día sin tecnología, bueno... Lo intentamos. Aunque nos cuesta cumplirlo. Me encanta Instagram, me divierto mucho con esta red social, y creo que es importante para estar en contacto con el lector, es una de las patas de nuestro trabajo.
Y Postres..., ¿Adictas al dulce?
Marian: No, ya no. Empecé con la repostería porque estuve pasando una etapa depresiva en mi vida y me ayudó realizando coberturas, rellenos... Estuve año y medio en ese plan, engordé, claro, hasta que esa estapa se pasó y la repostería ahora me recuerda a esa etapa tan mala de mi vida, por ello, la evito. Es un capítulo del pasado...
Elisabet: Para mí el dulce tiene un componente emocional porque mi madre cocina muy bien.En casa de mis padres huele a dulce, que me encanta. Pero en mi propia casa me obligo a no cocinar dulces por la báscula y por mis vaqueros. Tengo poca fuerza de voluntad.
Otras adicciones...
Marian: La cocina es algo muy creativo y elaborado y aunque no lo hago, me encanta el dulce, no puedo evitarlo, después de terminar la etapa de repostería, me vino la etapa de pintar muebles, comprar muebles y decorarlos. He llenado mi casa de muebles (risas)
Elisabet: No, yo no, la decoración no me gusta, no tengo ni cortinas en mi casa. La decoración se la dejo a quien sepa. Prefiero el maquillaje, moda e ilustrar libretas o escribir. No soy muy aventurera.
Después de esta entrevista tan especial con ellas, varias asistentes le realizaron varias preguntas a Marian:
¿Cómo cuida su colección de esmaltes de Channel? Si escribiría sobre Bono...
Sus respuestas fueron: Con cuidado, al tener sobrinos es difícil que no lo toquen todo, pero aunque lloran, yo lloro con ellos y ya esta. Escribir sobre Bono, no lo descarto, vivo cerca de él y si lo conociera personalmente seguramente que escribiría sobre él.
Marian nos observa y nos cuenta...
Ceno a las 18.30h y me pierdo muchas cosas, ¿Cómo lo hacéis? Sois unas super raza,  yo necesito dormir 14 horas seguidas, y vosotras, que dormís menos, venís aquí super guapísimas... Estoy encantada por esta tarde y por todo.
Y la última pregunta antes de seguir merendando y disfrutar de El Columpio, fue:
¿Dónde escribís? ¿En algún café?
Elisabet: Suelo escribir en el Café de la Luz o en el Café Invisible, este último lo describo en uno de mis libros... Si no en la tranquilidad de mi casa.
Marian: Yo no salgo de mi casa, como no me gusta vestirme, mi lugar preferido para escribir es una habitación que tengo en mi casa y que la utilizo para ello.

Después de tantas preguntas y risas, llegó el momento de degustar una riquísima tarta de zanahoria, otra de oreo, croassanes, pulgitas de jamon serrano y tomate natural, napolitanas, zumos naturales (naranja, espinacas...) y fruta variada, todo super rico. Gracias a Marian Keyes y la editorial Suma de Letras por invitarnos.

2 comentarios:

  1. Hola!
    Ay, me ha encantado volver a leer sus respuestas y acordarme de la tarde estupenda que pasamos, espero que nos veamos en breve!!
    un beso
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara!! Que tarde tan entretenida pasamos jejeje. Estoy segura de que nos veremos pronto. Un besazo

      Eliminar